Cada vez son más las muestras de cansancio 2.0 por parte de una ‘gran mayoría’ ruidosa de usuarios que ve nacer nuevos espacios, casi semanalmente, y hasta hace bien poco se iba dando de alta en muchos de ellos. Ahora ya no.

El colectivo de heavyusers de todo tipo de herramientas y gadgets digitales, que hace bien poco tiempo nos lanzábamos a toda plataforma social viviente, ahora ya nos lo pensamos 2 veces y racionalizamos la nueva cesión de datos de ingreso si verdaderamente vamos a utilizarlo o no.

Compañer@s, parejas, amig@s no-tan-digitales de muchos de nosotr@s, empiezan a expresar cada vez más –también- su descontento en sufrir a nuestro lado el comportamiento, muchas veces injustificado, en dar prioridad hacia un espacio no-presencial por delante de quien tenemos justo delante físicamente

Y ya no hablemos de mis queridos offlinners. Les abruma todo esto del 2.0 y muchos aún ni se plantean ni ‘entrar’. Y los que lo han hecho, y continúan con su mentalidad offlinner, no ven los beneficios que les comporta una comunidad digital por una clara falta de implicación sincera.

Mi humilde parecer es que los lapsos de tiempo cada vez son más cortos y las etapas de nacimiento, crecimiento, madurez y declive de los productos/servicios (sobretodo tecnológicos) son más breves. Brevísimos! Y es que el segmento de población que conocemos internet y actualizamos nuestros perfiles con mayor o menor asiduidad (más de la mitad de la población conectada) estamos entrados en una etapa de cierta madurez en cuanto a la presencia personal en la red. Hemos encontrado ya unos espacios donde sentar nuestra identidad digital y queremos desarrollarnos allí. No es fácil crecer en ningún sitio vital fuera de la red, en internet tampoco; y merece su tiempo y dedicación. Para empezar de 0 en otro espacio tiene que estar muy (pero que muy) justificado.

Por otro lado, y a modo de autoproposición para el recién estrenado 2012, me propongo racionalizar aún más la gestión de mi tiempo hacia las personas con las que coincida en espacio y tiempo, sin abandonar en absoluto a las demás, quienes gozan de la excelencia digital de la desincronización que permite la red :)

La sostenibilidad digital creo que va por aquí: racionalización en la presencia en espacios clave y uso de la digitalidad en espacios-tiempo no robados a las personas que nos acompañan físicamente.

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious