Andamos inundados, por un lado, por quienes aconsejan, a toda costa, abrirnos cuentas y perfiles en toda red social existente hasta la saciedad; y por otro lado la multitud de plataformas y entornos sociales que claman nuestro ingreso. ¿Hasta qué punto tengo que permanecer en silencio digital, o mantener una invisibilidad 2.0?

Sí que es verdad que podemos encontrar disparidad de opiniones al respecto, y no va a ser nada malo dedicarles un tiempo para equilibrar la balanza antes de tomar una decisión, que sin duda, va a ser importante e irreversible. Va a encontrar críticas feroces a un nuevo egocentrismo, intentos de acercarle el miedo a través de la pérdida de la intimidad o publicación de ubicuación

Los resultados que aparecen tras una búsqueda sobre usted o su organización conforman su expediente público: (1) lo que el sujeto o empresa quiere transmitir hacia los demás sumado a (2) lo que los demás opinan sobre ello. Es decir, una parte corporativa en la que se puede explicar libremente quién/qué es y qué hace, sumado a una parte compuesta por las opiniones y aportaciones de los usuarios. La falta de información es percibida, cada vez más, de forma negativa. Y esta falta también puede evidenciar una cierta despreocupación hacia su dimensión digital, y posterior vulnerabilidad online de su identidad personal/corporativa en la red. Vulnerabilidad que puede llegar por la suplantación de identidad o ignorar el ataque público y difamatorio hacia ella.

La realidad dual en la que vivimos (offline + online) va acentuándose cada vez más, y extendiéndose transversalmente en todos los sectores, tengan que ver directamente, o no, con el online. Es el caso de banqueros buscando información y referencias sobre personas y empresas solicitantes de productos financieros, seleccionadores de personas para ocupar sitios vacantes en organizaciones, responsables de negocio informándose antes o después sobre la actividad empresarial de quienes proponen, aceptan o declinan oportunidades de negocio… e incluso para informarse de alguien conocido recientemente en una fiesta o encuentro con amigos, para saber más sobre su persona.

La invisibilidad 2.0 tiende a la desaparición, ya que coincide (1) la necesidad de mostrar una identidad digital propia y auténtica, (2) el ‘control’ del contenido ajeno que nos pueda afectar si lo ignoramos, y las enormes oportunidades que nos ofrece la presencia en entornos sociales online.

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

  • http://twitter.com/albertcmanager albertcmanager

    Interesante reflexión Francesc. Hay mucho que decir y debatir acerca de la intimidad en las redes sociales online. Yo mismo empecé en este mundo siendo muy reticente con ellas pero si controlas lo que dices y haces en ellas se les saca más beneficios que inconvenientes. Un saludo compañero.

  • Pingback: Noticias que hoy nos interesan | wellcommunity

  • plalanda_II

    En mi personal opinión, Francesc, la invisibilidad en las Redes Sociales es, a corto plazo, la garantía de traspasar las barreras del limbo, en términos de desarrollo empresarial y/o profesional: es una evidencia incostentable en esta Era Digital en la que ya nos encontramos sumergidos sin habernos percibido de la evolución de crecimiento exponencial a la que está dando lugar el fantástico desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

    Y, como en todos los cambios de cualquier Era, conviene ser conscientes de las perspectivas que, sin darnos cuenta, no queda más remedio que asumir, aun cuando – como en este momento trascendental – la evolución/revolución/adaptación sea muy difícil de comprender y asimilar.

    Las claras ventajas que se derivan de la mentalidad web 2.0 (que ya empieza a evolucionar, imparable, hacia nuevos horizontes) tienen como contrapartida aspectos sensitivos como los de la intimidad, los de la seguridad y, en suma, la vulnerabilidad del indivíduo virtual que tu citas. Pero eso no debería ser óbice para admitir la apertura de un futuro de Progreso Humano, casi inimaginable, en los años próximos venideros.

    En mi humilde opinión, esta Nueva Era – absolutamente fascinante para alguien de mi veterana generación, que comenzó sus primeros pasos profesionales antes de la existencia del Telefax (Telex) – no difiere demasiado de las anteriores en esos campos de la intimidad y vulnerabilidad de la persona. Solamente existen herramientas más sofisticadas para el delincuente…que no son menos ciertas que las que están al alcance del indivíduo honrado: es cuestión de aprender a utilizarlas. Aunque la más importante de ellas – el sentido común – parezca anatema para la gran mayoría de potenciales “damnificados” y, sin embargo, sea la más poderosa de todas ellas….

    En resumen: benditos, y asumidos irreversiblemente, sean los instrumentos que, como las redes sociales y la inmersio web 2.0, sirven para unir, facilitar y amplificar las relaciones humanas personales y, particularmente, las empresariales y profesionales, siempre que la prudencia y el sentido común vayan canalizando nuestras acciones hacia entornos que estén marcados por la normalidad y el trabajo serio cotidiano.

    Te felicito por el post que – como todos los que he leído tuyos – irradia un envidiablemente joven sentido común.

    Cordiales saludos.

  • Pingback: Comunicación, Periodismo y Social Media: ¿Qué está ocurriendo hoy, lunes 2 de abril de 2012? | Silvia Albert in company

  • http://www.francescgrau.com/ Francesc Grau

    Pedro, muchas gracias por tus palabras. La experiencia en este oficio es un valor incalculable que intento guardar cuanto puedo y se me permite.

    Lo que más orgulloso estoy de tu comentario es lo que me es más difícil transmitir: la apuesta por un sentido común humano capaz de dicernir hacia una opción concreta en escenarios complejos. Aquí bien poco tiene que ver la tecnicidad, y mucho la experiencia y el uso de ella por el propio ser, por el propio profesional.

    Un fuerte abrazo! :-)

  • http://www.francescgrau.com/ Francesc Grau

    La intimidad es muy delicada, pero puede contralarse en gran medida, pero cierto que no al 100%. Aún así, existen mecanismos para preservarla. Eso sí, la intimidad de uno mismo empieza.. por uno mismo! (valga la redundacia ;-) aquí poco tienen que ver las redes sociales o la exposición que hagas de tu vida.

    Gracias, Albert!

  • Arturo Simón

    Supongo que se le podria dedicar a este tema miles de horas y aún así no seria posible llegar a la auténtica verdad.

    Ambos discursos, tanto el de si la invisibilidad 2.0 es buena o no, tienen su parte de razón, todo depende del buen uso que hagas de la vida en general. Personalmente considero que las redes sociales son buenas a este respecto, estamos en el comienzo, apenas llevamos pocos años y se ha podido ver la gran cantidad de beneficios que han aportado estas redes a nuestra vida, aunque también hemos podido comprobar los perjuicios que ocasiona a nuestra vida, sociedad…

    Yo creo firmemente en el buen uso de las posibilidades que se nos presentan actualmente, creo en el Human Media, internet nos facilita una apertura de horizontes inimaginables para la gran mayoria, ya no hace falta haber viajado para tener un amigo, por ejemplo, en Alemania. Apasionante no?

    Al ser humano le gusta conversar, le gusta socializarse, ya sabeis somos un animal sociable, es lo que venimos demandando desde hace tiempo.

    Te felicito por el posta, hace relativamente poco que te sigo, pero me gusta ver que no estás alejado de la vida real, y es tan real el mundo 1.0 como el 2.0.

    Un saludo.

  • @MTello

    En mi país, México, solemos decir una frase: “Ni muy muy, ni tan tan”, es decir, que la batalla del invisible 2.0 contra el súper visible, no tiene ganador; la razón principal por la que muchos negocios deciden seguir invisibles no es falta de confianza en el mundo online, sino por creer que el internet no es para pequeños negocios como el suyo. Por otro lado están quienes se vuelven invisibles después de aventurarse en el mundo 2.0, con más entusiasmo que guía, y aconsejados por estos que como dices, acaban su “trabajo” de “especialistas”, recomendando abrir cuenta en cada red posible, como método para atraer clientes potenciales.
    Según lo veo:
    1.- Estar?: definitivamente, si quieres ser competitivo
    2.- Dónde? Análisis, siempre análisis interno y externo; como bien escribes, preguntas clave: (I) qué se quiere transmitir, etc…
    3.- Se puede/debe tener presencia en todas las redes?: Por qué no?, mientras se adapte el mensaje al medio, y vaya encaminado y justificado hacia la consecución de tus objetivos, siempre será un plus.

    Buen post.
    Saludos

  • http://www.oscardelsanto.com/ Oscar Del Santo

    Sólo apuntar que la invisibilidad 2.0 es lógicamente incompatible con el personal branding o marca personal. :-)

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Los posts más leídos del 2012 en Comsultor