Aviso para navegantes: las relaciones con los consumidores han cambiado por completo. Y si aún no se había percatado ;-) , puede que se deba porque ha sucedido en tan sólo unos meses!

Llevamos miles de años de historia de comercio, desde la caza del neandertal y su trueque, los intercambios con símbolos monetarios, hasta los complejos sistemas de logística y distribución de productos de gran consumo, fabricados a miles de kilómetros de sus consumidores y transportados a los puntos de venta local en pocas horas. Pero aún queremos más: deseamos compartir información sobre estos productos con nuestros cercanos y lejanos (amigos, compañeros y conocidos), y queremos hacerlo en tiempo real! (o diferido)

El reto (o ya la necesidad) no reside en la cuestión de si tenemos o no tenemos que estar en los medios sociales, sino lo que hay que plantearse es qué tipo de relación queremos con nuestro cliente, aquel individuo que confía en nuestra marca por encima de montones de otras competidoras, que nos entrega su dinero a cambio de un producto/servicio esperando que cubra su necesidad.

A mi modo de ver, este acto tan cotidiano que hacemos todos todos los días: ir a comprar un producto o contratar un servicio, con la cantidad de sobre-oferta que existe en nuestros mercados saturados, deberíamos levantar un monumento a cada uno de nuestros clientes por depositar su confianza en nuestra empresa y entregarnos su dinero día tras día, mes tras mes, año tras año. Lo mínimo que se merece, obviamente a parte de servirle un producto/servicio de calidad contrastable, es un trato humano, cercano, humilde, sincero, accesible y comprensivo, para ‘acolchar’ esta relación. Este tratamiento servirá tanto para proyectarle esta imagen y augmentar la propensión hacia nuestra organización en el acto de la compra, como un espacio de support postventa y retroalimentarnos de las posibles sugerencias y mejoras que él mismo pueda aportar a través de sus críticas y aportaciones.

Todo este sistema de relación con la comunidad de clientes puede manejarse con los medios sociales adecuados, con unos beneficios relacionales verdaderamente sorprendentes para la organización!

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

  • http://albacortada.blogspot.com Alba

    molt bé Francesc…sembles el meu profe de MK. jejejeje!! penso que avui en dia sí que seria convenient fer un monument per cada client… dic avui en dia perquè són molts els consumidors o usuaris que deixen de comprar certs productes o de gaudir de diferents serveis per poder arribar a final de mes! és que tot això m’ha recordat a les cadenes de valors per les quals passa un producte. ni ens ho arribem a imaginar! petons!!

  • http://www.busquedaempresarial.com @angelmaldonado

    Ok, hay que estar en medios sociales.

    ¿Queremos, como clientes, que vengan aquellos que quieren que consumamos sus productos o servicios a nuestras redes?

    La promoción en redes sociales ha de ser tan sutil, tan humana, que resulta difícil dibujar una estrategia de comunicación rentable. En fin, muy buen post, sigamos pensando y evolucionando todo esto…
    :)

    am

  • http://www.francescgrau.com FGrau

    @angelmaldonado sí, el modelo de monetización de espacios sociales continua siendo un misterio. De hecho, si miramos lo que están haciendo los grandes, también están lidiando en cómo cuadrar su cuenta de resultados con los intereses de sus usuarios… (http://blog.francescgrau.com/publicidad-en-un-entorno-social)

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Lo que los socialmedia no pueden aportar

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Sólo el dinero sacaría la verdad

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Saturación 2.0