Con tanto debate sobre el community manager, es fácil que a más de uno se le pueda ir la cabeza con el (ya no tan nuevo) concepto. Y es que entre las múl-ti-ples de-fi-ni-cio-nes que le han dado, que si tiene que presentarse ante su comunidad o debe interactuar como si fuere un espíritu anónimo, si puede irse de vacaciones el/la pobre, o si… parece que olvidemos que un gestor de comunidades corporativas es un trabajo de alto valor y de una responsabilidad enorme. De tanto valor como el montante inmaterial que tenga la marca a la que represente, ni más ni menos.

Pero además, esta figura, que tampoco tiene que ser una sola persona, encarnará la viva imagen de la marca que represente erigiéndose como interlocutor válido ante cualquier mensaje público o privado de quienes quieran dirigirse a ella (la marca) en internet. Casi nada. Para eso, va a necesitar de un conjunto de cualidad y habilidades personales y profesionales que, sumado a cierta experiencia, le permitirán desarrollar satisfactoriamente su cometido conjuntamente al de la marca, individualmente o integrado en un equipo, lidiando con peligros importantes.

Y es que el community manager es una persona que actúa como tal. Realmente hay muy pocos trabajos en que tu lado humano tenga que salir quizá más de relieve que tu lado profesional, que también hay que cuidarlo, por supuesto. Me refiero que la internet social es por antonomasia, un espacio personal, donde encontrar eso: personas. Personas que sean ellas mismas o marcas que interactúen con códigos humanos. No automatismos, no bots, no packetizaciones, estandarizaciones o industrializaciones. Requerirá de una cintura de goma, para adaptarse en cuestión de segundos a nuevas situaciones, a la vez que unos fundamentos y valores de hierro.

El comportamiento en cualquier terreno online (web, mail, red social, foro, chat, etc.) requerirá de grandes dosis de improvisación políticamente correcta en cada espacio y tiempo, que sólo las normas no-escritas del buen hacer conseguirán no meterse en berenjenales de gran impacto, con atención en todos los medios (y no sólo los sociales…).

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

  • http://twitter.com/NPicasso Nico Picasso

    Si se me permite opinar, siendo mi opinión del todo insignificante, diría que estoy de acuerdo con algunas de las cosas que comentas no pudiéndolo estar, por desgracia, con todas.

    Sin querer entrar mucho al detalle, no creo sea este el marco, creo que el esta forma de plantear las cosas es justamente la que hace que existan “múl-ti-ples de-fi-ni-cio-nes” de la imagen o cargo “Comunity manager”.

    Yo digo: “tangibilicemos” un poco, intentemos dejar ese discurso tan versátil pero a la vez tan “etéreo”, porqué cuesta demasiado de entender.

    Comparto al 100% el que el “CM” deba ser ULTRASOCIAL y no una herramienta de comunicación fría, unidireccional e insensible… Pero no tratemos esa condición como algo excepcional, al contrario, tratemos de cotidianizarlo (estoy en racha con lo de inventarme verbos) acercándolo al público para que comprenda de que estamos hablando.

    Evitemos, por favor, afirmaciones como: “ Realmente hay muy pocos trabajos en que tu lado humano tenga que salir quizá más de relieve que tu lado profesional”.

    Reflexionamos: no son ciertas. ¿Qué pasa con, por ejemplo, los que me atienden cada viernes en el los puestos del mercado de St.Antoni? Gente que trabaja de cara al público explotando al 1000% su parte social: me recuerdan, saben que clase de productos prefiero, me los dan a probar para que seapa si me gustan, me preguntan sobre mi vida, sobre el traslado que acabo de terminar… Podría poner otros muchísimos ejemplo como ese. Estoy de acuerdo, no es exactamente lo mismo, pero tiene mucho que ver.

    Una empresa que decida estar en las redes sociales debería, a mi ver, querer emular ese comportamiento. Acercarse a su consumidor/usuario, mimarlo, conocer cuales son sus preferencias, sus necesidades y darle respuestas a ellas… No es tan complicado hacer que nos entiendan.
    No hablemos más sobre el olor de las nubes ;)

  • dan3

    Buena síntesis y recopilación, gracias. el título no sé si es voluntario el manner o quiere ser manager, un saludo

  • Pingback: Comunicación, Periodismo y Social Media.: ¿Qué está ocurriendo hoy, lunes 18 de Junio de 2012? | Silvia Albert in company

  • http://www.francescgrau.com/ Francesc Grau

    Gracias a usted! Y el título es totalmente intencionado ;-)

  • http://www.francescgrau.com/ Francesc Grau

    Nico, gracias por tu sinceridad y tus palabras.

    Mis respetos a los puestos del mercado de St. Antoni y tantos sitios de trabajo que realmente necesitan de esa vertiente social. Pero si hablo de ello es porque también lo he vivido en mis propias carnes (el negocio familiar de mis padres era ir a mercados..).

    Y es que he conocido grandes profesionales de este trabajo nuestro comunicativo (y de otros, claro) pero sin dimensión social. Y créeme, no la tiene todo el mundo. Y aún sabiéndome mal, hay que tener un mínimo de esa parte o en esta internet social cargada de interacción y complejización relacional, está la cosa un poco más dura. Claro está que puedes tirar para delante, pero quienes consiguen desarrollar esa parte de su ser, este trabajo (el de community manager, que es el que nos centra) les resulta más fácil y minimiza sus problemas con los demás, que no son pocos.. ;-)

    Agradezco muchísimo tu opinión, Nico! y espero poder contar con ella más a menudo! Un saludo!!

  • Fiores F Sierra

    Me gustó la nota! Es buena para que los “simples mortales” podamos entender mejoro el concepto de CM y la labor de este trabajador, y ayuda también para que las empresas valoren en su justa medida a quien se desempeña en este oficio, ya que al final es la empresa misma. Saludos!

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » ¿Puede cualquiera ser Community manager?

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Diplomacia digital no-explícita en Twitter