menorsTICSiempre es difícil opinar sobre algo que aún no hay perspectiva para hacerlo, ni patrones sobre lo que está bien y mal. Aún así, la realidad es la que es, como la responsabilidad como padres sobre qué medidas, al menos, tenemos que tener en cuenta para nuestros hijos en lo que Internet y las tecnologías de la información y comunicación refiere.

En motivo de una colaboración con el programa divulgativo Generació Digital de Canal33, donde trataron este siempre difícil tema, quería compartir también aquí, y de forma más completa, las reflexiones que sintetizadas aparecen en el programa.

Hechos

  • hoy, aún no existe ningún adulto mayor de edad con su niñez publicada en la red
  • hoy, desconocemos los efectos que puede tener, tener publicada toda una infantez
  • como padres, es legal que publiquemos las fotos de nuestros hijos, pero ¿es legítimo visto desde su punto de vista, no el nuestro?

Mi posicionamiento

  • en Internet TODO puede ser público, no existe dimensión privada tal y como la conocemos fuera de la red
  • particularmente, y lo entiendo como un posicionamiento personal cada vez más compartido por más padres, nunca publico ninguna fotografía del rostro de mis hijos en ningún espacio social. A día de hoy, desconozco las implicaciones futuras que puede tener la exposición digital de toda una vida que ha sido compartida en distintas redes sociales. No importa la buena voluntad con que se haya hecho. Importa que está allí a disposición de quien quiera. Y lo que es peor: a disposición de robots y arañas de buscadores para que automaticen procesos y acciones sobre estos materiales con usos ahora mismo indeterminados..
  • personalmente soy del parecer que los adultos no estamos legitimados a exponer la imagen de nuestros menores, distribuida capituladamente, sin tener ningún permiso por su parte (por supuesto, ejerciendo desde una posición que junta superioridad e ignorancia), desconociendo las serias repercusiones de estas publicaciones cuando sean adultos

imagenMenoresInternetQué deben hacer los adultos (hacer o no hacer para evitar peligros y sobre-exposición)

Principios:

  • primero tener claro que Internet es un lugar lleno de oportunidades a todos niveles, al igual que peligros. Como en la vida fuera de Internet. Las TIC son la herramienta, la puerta de entrada, a este universo digital que convive en paralelo al nuestro. El mundo digital está hecho a imagen y semejanza del no-digital, con las virtudes y defectos magnificados
  • las pautas que debemos aplicar en Internet no son distintas a las que conocemos y aplicamos a diario fuera de la red. Lo que cambian son los códigos en cómo lo hacemos.
  • estos nuevos códigos de la vida digital tienen que aprenderse, y es nuestra labor como padres enseñarlos a nuestros hijos. Han pasado a ser parte de nuestras vidas, como lo es manejar un cuchillo de cocina o cruzar una calle
  • la educación es clave. Prohibir el uso al acceso o la tecnología solo va a ser temporal, ya que el/la hij@ se buscará la vida para acceder alternativamente tras los ojos de papá y mamá

Medidas:

  • culturizarse tecnológicamente y conocer riesgos y oportunidades (ya que la privacidad no es tecnológica per se)
  • acompañarles en sus conexiones, estar a su lado físicamente, no como policías sino como compañeros de viaje (importante empezar a hacerlo en temprana edad) conexiones que van desde un PC de sobremesa al móvil de su bolsillo.., y estar en los sitios y redes en que el menor está con un perfil (quizá haya que buscar complicidades con otro adulto, más jóven, de confianza para ‘supervisar’ online)
  • mostrarles las líneas rojas y que nunca deben cruzarse (como en seguridad vial nos ponemos obligatoriamente un casco para subirse a una moto)
  1. hablar con ejemplos de casos reales (motivos, errores, precauciones..)
  2. tiempo de dedicación (con el ejemplo propio de sus progenitores)
  3. momentos (principios de etiqueta digital)

Que debe hacer un menor si quiere publicar él mismo

Principios

  • un menor hará lo que vea hacer ‘en casa’. También en su dimensión digital. Los padres también son unos referentes en este aspecto, como lo son para sus hijos en muchos otros ámbitos. Los hábitos que vea hacer serán su ‘normalidad’, será lo ‘correcto’ para él en un primer estadio.
  • el comportamiento que debe tener online es exactamente el mismo que debería tener fuera de la red: normalidad, respeto, cuidado, provecho, diversión.. pero aplicando los códigos digitales que en cada sitio web o plataforma social se espera

Medidas

  • idoneidad pública del contenido a subir. Pequeño (y más importante) ejercicio de si es necesario compartir esa fotografía. Una vez compartida, no habrá vuelta atrás. Los servidores del sitio en que lo hayamos subido, ya la tendrán en su propiedad para siempre
  • compartirla con el círculo adecuado, no más allá de quienes quiera que la vean (en un principio). Cada vez, las redes sociales
  • permisos de quienes aparecen. Importantísimo no verte implicado en la falta de cuidado de otros. Por eso hay que empezar por uno mism@. Y esto se enseña previamente. El uso de etiquetas, tanto si se usan (fácil sistema de alerta y de localización de personas) como si no se usan (está presente en una foto y no lo sabes..)
  • madurez en retirar o no publicar contenidos con una o más personas implicadas que no quieren aparecer
  • uso de la denuncia y el bloqueo cuando hay comportamientos personales (ya no digitales) intolerables para el/la menor

Futuro inmediato

Como padres tenemos que tener en cuenta que la tendencia de lo digital avanza muy rápidamente y se va hacia espacios en los que no tenemos control alguno. El futuro inminente es móvil, audiovisualmente breve y efímero. Lo peor ;-)

  • móvil: es el primer PC real de un pre-adolscente entendido como ‘personal computer’. Un dispositivo que sólo él/ella llevará en su bolsillo y lo gestionará como quiera, cuando, donde y tantas veces quiera. Todas las aplicaciones con audiencias masivas contemplan con versiones móviles de grandes prestaciones para casi cualquier modelo de dispositivo móvil disponible en el mercado
  • audiovisualmente breve: micro-mensajes cortos, Twitter popularizó inicialmente los de texto, Instagram, las fotos; Vine, los vídeos de 6”.. hoy, todos han adoptado lo mejor de los demás: cuentan con su fortaleza principal + mensajería ‘privada’
  • efímero: una vez enviado el contenido, desaparece no dejando huella. Se popularizó con Snapchat y Facebook lo está empezando a probar en sus aplicación de mensajería..

 

 

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious