fb-longtailfanpages

 

 

Es un término clave para entender el mundo online en el que nos movemos. Sin llegar al fondo del concepto, no acertaremos una, y tiraremos todos nuestros recursos en el afán de conseguir objetivos, sin éxito.

 

Su inicio radica en 1906 con la teoría del economista y sociólogo italiano, Wilfredo Pareto, quien investigó el fenómeno basado en que en esa época, y en su país, el 20% de las personas poseía el 80% del terreno. Esta observación ha dado lugar a cientos de variantes en muchas discriplinas hasta llegar en 2004, cuando Chris Anderson, redactor en jefe de la revista Wired redactó un artículo: The long tail, aplicando este principio a la recientemente denominada, también, Web 2.0 (aquí por mr. O’Railly).


Este artículo pone la primera piedra en la comprensión de lo que nos encontramos todos los días en internet por la mañana, todo basado –casi– sin excepción en esta regla proporcional de la larga cola, como que:

 

       –   el 20% de las organizaciones producen para el 80% de los consumidores

       –   el 80% de las organizaciones dirige sus productos a un perfil de consumidor correspondiente al 20% del total

       –   en el 80% del tiempo vemos tan sólo un 20% del total de productos

       –   el 80% del contenido online está producido por el 20% de los usuarios

       –   los productos/servicios más populares son el 20% del total (conocido por el 80% del público), mientras que el resto de productos/servicios (80%) pasa casi desapercibido (conocido sólo por un 20% de los consumidores).

       –    y un largo etcétera (seguramente tan largo como un 80% del total… 😉 )

 

Pero la clave está en que, gracias al acceso a la red, hoy podemos hacer llegar los mensajes de un producto/servicio, que inicialmente sólo podrían acceder una minoría (20%) a esa larga cola del 80% de consumidores, si sabemos dónde encontrarles y cómo, a través de sus aficiones casi individuales, micro-segmentando micro-audiencias tematizadas, agrupadas por intereses muy minoritarios pero altamente identificadores para estos individuos.

 

Y para ilustrar este concepto, pongo el caso de las fanpages de facebook. En tiempos anteriores, fans sólo tenían las estrellas (musicales o cinematográficas). Hoy, una organización, una empresa, un producto, una persona anónima… puede tener su comunidad de seguidores, de fans, independientemente de su tamaño, no importa. Lo importante aquí, es otra cosa 😉

 

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious