Desde la incipiente transmisión del primer bit entre dos máquinas a través de un cable, quién iba a decir que aquello desencadenaría en una red mundial de servidores, ordenadores y dispositivos móviles, generando un cambio social y cultural en toda la humanidad, empujando toda una sociedad contemporánea a la evolución de sus modelos informativos y patrones relacionales.

Lo curioso del caso es que ese bit, esa primera comunicación permanece documentado en los archivos históricos de lo que hoy constituye internet, igual que cualquier otra comunicación pública que quienquiera que publique un mínimo carácter queda grabado por los siglos de los siglos (al menos por lo que llevamos recorrido hasta ahora, que no es poco, y si nadie dice lo contrario).

Este factor de permanencia de los datos sumado a la rápida accesibilidad a los mismos es inédita y totalmente disruptiva. Las antiguas hemerotecas y bibliotecas ancestrales guardaban el conocimiento de generaciones de personas, sus hazañas, sus descubrimientos, su historia. Hoy, somos los internautas quienes “escribimos” nuestra propia historia contemporánea, dejándola por escrita (mediante texto, imagen, audio o vídeo), y es fantástico, aunque también conforma un ejercicio de responsabilidad hacia uno mismo y a terceros.

Responsabilidad hacia uno mismo por construir un aura de reputación positiva, entorno a la propia marca y la percepción que generamos desde los demás.

Responsabilidad hacia los demás, cada uno desde su posición (personal, empresarial, medio de comunicación…). No habrá vuelta atrás en lo publicado. Tanto por el buen trato a terceros y sostenibilidad de convivencia social, como también por interés propio, ya que con su actitud (pública y privada) define su personalidad, y puede ser evaluada, comentada y valorada por los demás.

Durante nuestro paso por este mundo virtual, deberemos publicar conscientes que cualquier muestra de actividad aquí (información o relación) perdurará por los siglos de los siglos digitales, y será visible y encontrable para cualquiera en cualquier lugar del espacio-tiempo.

[photo by jewu8210]

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious