Armas de publicación masiva

Sigue la proliferación de sites ofreciéndose como soporte/altavoz para publicar quejas. Esta semana he estado leyendo el suplemento electrónico de un gratuito, donde se pueden ver algunas perlas sobre el comportamiento de grandes marcas en sus procedimientos habituales.

La democratización de la información (y la opinión) es cada vez más una realidad. Una de las medidas más eficaces para la gestión de la propia reputación online es la de intentar ofrecer unos buenos productos y servicios; y sobretodo escuchar al prójimo, quien ante cualquier duda o dificultad, no dudará en expresarse públicamente ante una audiencia ávida de críticas, y muy receptiva en opiniones para gastar su dinero en una u otra empresa a la que vea con mejores resultados, y crea que le puede dar mejor confianza.

A parte de los websites de quejas (que no son pocos), existen montones de sitios (ej.1, ej.2, ej.3) donde se categorizan opiniones sobre la satisfacción de productos y servicios, y donde acuden asiduamente miles de usuarios en busca y captura de qué marcas o empresas les pueden aportar mayor satisfacción de compra/adquisición.

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

Subalgoritmo googliano de ‘variedad’

Los caminos de Google son verdaderamente inexpugnables… todos los que vivimos con él a diario conocemos más o menos sus fortalezas y sus debilidades, pero no deja aún de sorprenderme. Según cuenta Pedro, y confirmado con ingenieros del mismo buscador, existe un subalgoritmo de ‘diversidad’ en el momento de ordenación cuando muestra los resultados de una busca. Aunque no sea muy científico, Google ofrece unos resultados variados sobre el concepto que se le pide, es de decir, las entradas aparecidas en el TOP10 son una muestra de diferentes sites relacionados al concepto donde se incluirán enlaces ‘buenos’ y ‘malos’, para así hacerse una idea ponderada. La verdad es que este principio ‘constructor de imagen sobre conceptos’ no me parece nada objetivo, y en todo caso, no creo que tenga que ser el propio buscador quien haga el trabajo de ordenarme por ‘variedad de resultados’ y darme su idea sobre el concepto. Según fuentes cercanas al buscador, existe una intención de mejorar esta priorización a la diversidad. Veremos hacia dónde nos lleva…

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

La fuerza de la denúncia ciudadana


Un día me gustará hacer una disección más exhaustiva de cómo se configura la imagen de lo que estamos buscando (en internet), a través de los que se nos muestra como resultado a una búsqueda. Hoy sólo quería referenciar unos vídeos amateurs, colgados en YouTube por ciudadanos de la mayor capital catalana, Barcelona. Son personas que denuncian ciertas irregularidades en el mantenimiento de la ciudad, evidenciando el descuido de la limpieza y el desorden urbano.

Me llaman la atención porque siempre he encontrado curioso el hecho de que uno critique su propio hábitat o colectivo públicamente, como si los demás -viéndolo/oyéndolo- vayan a poner remedio. Sería como el acto de criticar a los cuatro vientos sobre su propia empresa, no dejando títere con cabeza (El Ayuntamiento de Barcelona promociona el incivismo o La mierda en las calles de Barcelona).

Las dos prácticas no llevan a nada, sino que crean un efecto exponencial negativo sobre sí mismo y la propia organización, sin remediar el problema.
¿No sería mejor intentar solucionarlo tomando parte al asunto, proactiva y constructivamente, de alguna manera?

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

Vicky Cristina Banyoles

bcbcn.jpg

Siempre me ha interesado el hecho de si el hábito hace al monje, o es el monje que en su costumbre diaria de vestir el hábito, le da cierta personalidad propia.

Cito este breve comentario porque guarda cierta relación con la reciente estrenada película del universo Allen, ambientada en Barcelona. ¿Ganará más la ciudad por ser escenario de este solo film? o ¿será por su consolidada cultura mediterránea y atractivo cultural, que seguirá trayendo turistas? Supongo que por ambas cosas de forma complementaria. Incluso una retroalimenta a la otra. A más atractivo cultural, más atractivo para producciones cinematográficas, y luego más curiosidad turística para ver los escenarios usados para estas pelis.

Por este motivo, y comprendiendo el ciclo virtuoso que comporta entrar en esta dinámica cine-turística, proclamo mi querido pueblo natal como escenario cinematográfico para algun director reconocido, para que sitúe su historia en Banyoles, y use su nombre en el título de la película para empujar la capital de la comarca del Pla de l’Estany en los primeros sitios de Google :-)

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

Se oyen rumores en la red

rumors.jpg

La libertad de la palabra quizá sea unos de los TOP3 valores más preciados que sustentan la internet que hoy conocemos, sino el primero. Pero sí es cierto que, a veces con amigos -también habitantes de la red-, discutimos sobre cómo podría mantenerse esa libertad de expresión guardando a la vez unos principios de respeto, veracidad y autenticidad.

Digo eso ahora, a propósito de unos casos de los que me he estado documentando a raíz de una consulta entrante. Es tan fácil escribir un post, o un comment, en un blog que algunos usuarios parecen desconocer el poder que pueden tener sus palabras. Padecer de incontinencia verbal en el trabajo es peligroso, pero padecerlo en internet puede ser letal para terceros.

Podría ponerle un ejemplo de cualquier gran empresa de cualquier sector, pero como estamos en una crisis económica abierta, voy a poner el ejemplo del sector de moda: el financiero.

Es realmente espectacular el rumoreo de todo tipo de crisis que se generan sobre entidades, bancos, cajas y el mismo sector; pero lo que me fascina es comprobar (siguiendo los links más relevantes) que los titulares de los posts donde aparecen juntos el nombre de la entidad y las palabras “crisis”, “bancarrota”, “suspensión de pagos” o “quiebra”, ninguno de ellos posee ninguna certeza sobre la información que está difundiendo. Palabras y frases como “supuesta”, “supongo”, “según me cuenta un amigo de confianza”… Es más, el signo de puntuación que más se repite suele ser “? ¿“. Pero al usuario medio que busca información sobre una entidad, le basta un simple rumor infundado (o no) para desechar la posibilidad de contratar los servicios de esa entidad.

Lo que debería preocuparnos, a parte del mero hecho de no aportar pruebas sobre los hechos (porque muy poca gente las tiene, y los que las tienen no están aun demasiado puestos en esto de internet), es que la información en la red es duradera, y se mantiene gravada en servidores, mirrors, cachés e indexaciones de buscadores; y la tarea de actualizar posts i comments no resulta nada fácil. Por otro lado, también continua la cultura, que existe en los medios de comunicación tradicionales, en que admitir y enmendar un error publicado pasa a ser misión imposible.

A todo eso me refiero, a seguir intentando encontrar alguna solución viable para autentificar o moderar este océano maravilloso e infinito que representa el acceso libre a la palabra. En el peor de los casos, cabe afirmar que esas lagunas, imperfecciones del sistema, también existen de igual manera en el mundo real, fuera de los confines virtuales.

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

Reputación online (III)

Hechos ya la primera y segunda parte de estos principios, cerraré la trilogía con este último a modo de conclusión, con información nueva y complementaria a los dos anteriores.

A día de hoy, estar en internet no lo escogemos. Estamos en él queramos o no, por el propio hecho de ejercer nuestra actividad personal o profesional (fuera de la red).

No hay que tener miedo a la red, sino respeto, como canal comunicativo fundamental que es. Si su presencia en ella es nula o mínima, es una muy buena oportunidad para sentar los fundamentos de su marca personal, empresarial u organizacional.

Internet te brinda la posibilidad de relacionarse con personas, empresas y organizaciones que sin la red nunca habría podido acceder a ellos, al menos de una forma tan sencilla y directa.

Ten presente que los usuarios van a buscarte (a ti o tu empresa), por tanto, es importante la forma en que va a aparecer ante ellos: en número, en contenido y en posición.

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

« Entradas anteriores