El concepto de reputación evoluciona a la velocidad de la red junto a la necesidad de las personas en sacar un juicio de valor sobre algo o alguien. Un día hablaremos sobre reputación de productos y servicios, pero hoy me centro en la reputación sobre personas.

Si limitamos la documentación que conseguimos sólo en internet, conseguiremos como producto un conjunto de resultados de actividad digital sobre alguien. La idea que nos formemos sobre esto, será la reputación online de esa persona. Y a día de hoy, no es poca! Desde información publicada por él mismo, hasta entradas y referencias hacia él de terceros en distintos medios. Y añadimos el tercer factor a la ecuación: el etiquetaje personal y reviews de perfiles. La primera muestra de este factor totalmente ajeno a cualquiera de nosotros y sin control alguno de lo que alguien diga sobre nosotros fueron las listas en twitter. Podemos alistar a cualquier usuari@ en twitter en una lista creada por nosotros bajo el nombre que deseemos, a modo de etiqueta, que se asociará directamente a los miembros que metamos en esa lista.

Pero las listas de twitter, implementados en octubre de 2009, no hicieron más que abrir y cotidianizar el review personal. Hoy existen distintas herramientas que permiten el etiquetaje personal y colgar reviews a quienes deseemos sin validación de ellos (como sí exige una recomendación en LinkedIn), ni tan siquiera tener control alguno de los comentarios y opiniones que nos dejan en nuestro muro de valoraciones de terceros sobre nosotros. Cada una de estas herramientas usan los códigos que el canal donde corren les permite, pero su finalidad es bien clara: valorar y etiquetar libremente a quien quieras para que otros puedan consultarlo.

(aunque muchos de ellos van extendiéndose a más redes)

El paso siguiente nadie lo conoce, pero me arriesgaría pronosticando rankeos, como ya estamos acostumbrados a día de hoy con artículos y productos, pero con personas. Tablones de Hall of fame, y sus antagonismos… publicados y completamente accesibles. Quizá nos podría parecer divertido a primera instancia, pero imagínese unas listas negras abiertas con “los más criticados” a clamor popular, clasificados por temas. O un ranking de los médicos, profesores, abogados o profesionales en general, más despreocupados o no-confiables.

Para llegar este punto creo que aún le falta bastante madurez a la red. Madurez (1) técnica, en todo a lo que refiere a identificación personal en una identidad online, y madurez (2) en la consciencia como sociedad digital de convivencia. Pero veo a ambas en pañales.

Nos falta una buena dosis de responsabilidad en el acto de interactuar en internet, sea publicando, valorando u opinando sobre algo o alguien. Muchos usuarios aún no son conscientes que dejando un comentario peyorativo hacia alguien, este hecho está afectando su propia reputación, la percepción de su identidad digital hacia los otros, no sólo a quien va dirigida su crítica feroz.

Espero que falte aún algún tiempo para eso y tengamos tiempo a crecer como sociedad digital. Aunque no soy muy optimista en este sentido y me encantaría equivocarme… :-|

Actualización:

En 2013, aparece Lulu, una app para mujeres donde “califican” en “privado” a los hombres a través de sus datos publicados en su perfil público de Facebook

[photo by castoncorporateadvisory]

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

  • http://joanquer.blogspot.com Joan Quer

    Creo, Francesc, que has dado en el clavo. como manejarnos en esta metasociedad que interactúa sin contactar físicamente? Este alejamiento, de hecho, que en apariencia puede sugerir cierta impunidad al opinador, o interactuante, que desee poner el dedo en las llagas ajenas de manera poco ética, de acuerdo. Por otro lado esa metarealidad en la que nos encontramos permite, al emisor, proyectar falsas realidades que a su parecer le han de proporcionar beneficios immediatos de tipo economico, estratégico o social.
    En ambos casos, amigo Francesc, deberemos contrastar la honorabilidad de las intenciones en todo caso y eso solo puede realizarse basandonos en la confianza i las confianzas puente que nos deen el aval necesario. Eso significa, com siempre, tiempo dedicado a las relaciones de trabajo en red con aquellos que potencialmente sean tus acreedores y viceversa.
    @querjoan

  • Maria José Solano Jiménez

    Me parece muy interesante lo que dices, tiene uno que tener cuidado en sus apreciaciones sobre todo en los temas que trata y en las opiniones, también se está produciendo el fenómeno de apropiación sutil de las páginas de los amigos, incursionando los documentos sin pedir permiso, como está el patio lo mejor es darse una vueltecita por todos tus sitios con el permiso tuyo indiscutiblemente.
    Saludos.

  • http://www.francescgrau.com FGrau

    @querjoan molt al teu estil expresses amb d’altres paraules que, un cop més, la confiança i el bon fer de les persones ha d’estar per damunt de tot. Però no sempre és així.. :-\

    Visca el seny, Joan! ;-)

    @MaJosé, gracias por tu aportación! es cierto que, también como en la dimensión de nuestra vida no-digital, hay que ir con cierto cuidado en lo que publicamos, sobre nosotros y hacia los demás..

  • http://imente.com quim

    em sona que ja hi ha una iniciativa a on classifiquen als metges, d’un parell de noies espanyoles…. no recordo el nom… però el tema de protecció de dades entenc que ho porten bé

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » El país de siempre jamás

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Siento comunicarle que su vida ya es (también) digital

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » Informers fuera de control

  • Chus

    Identificabas dos problemas de inmadurez social. 1 técnico y otro 2 sociológico.
    Nosotros hemos solucionado el técnico y esperamos que la sociedad esté a la altura de la herramienta que estamos a punto de sacar al mercado (como ya pasó con servicios como Tripadvisor hace ya mucho)
    Reput sale al mercado estas navidades en todo el continente americano y pronto en la Unión Europea.
    http://www.reputapp.com

  • http://www.francescgrau.com/ Francesc Grau

    Me parece muy interesante, Chus! espero poder descargármela y verla cuanto antes X-)
    Un saludo y gracias por informar!!

  • Pingback: Comsultor 2.0 – Francesc Grau » La reputación online entra en Fase III: los reviews personales móviles