empresablog.jpg

Cualquier persona puede abrir anónimamente un blog y empezar a escribir lo que quiera, bajo el nombre que desee. Esa libertad puede ser maravillosa para quien lleva buenas intenciones, pero muy incómoda si el autor escribe con otros propósitos.

Un caso que encontré esta semana ha sido el de una empresa de programación de software de A Coruña, que uno de sus empleados va relatando sus pensamientos sobre la compañía desde 2004, con todo lujo de detalles.

A estas horas, desconozco si desde la dirección de la empresa se tiene conocimiento del megáfono.

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious