selfie_google

Puede que hasta hace tan solo unos meses a nadie le había importado dar nombre al hecho de hacerse una foto a sí mismo, solo o acompañado. Facilitado por la unión entre un teléfono móvil y una cámara fotográfica, el gesto del brazo firme apuntándose con el objetivo óptico del smpartphone se ha multiplicado exponencialmente y ha viralizado a nivel universal gracias también a la tercera pata del triumbirado fenómeno: las redes sociales.

 

Durante este último año, se ha publicado mucha literatura alrededor de la autofoto. Se han publicado muchos ‘selfies’ anónimos, celebridades, deportistas, santidades, astrales, cinematográficos, hijas de presidentes el día de ganar elecciones, y hasta grandes ficticios..

 

La finalidad, común: compartir con el mundo una imagen de sí mismo, con más o menos naturalidad, buscando la reafirmación como ser de uno mismo con los demás.

 

En medio de este huracán mundial de autoretratos, no hay que olvidar que uno de los públicos que más instantáneas se ha sacado (y sigue) es del de los adolescentes. Individuos que ha adoptado el fenómeno de mostrarse (incluso conduciendo..) y publicar su identidad personal en internet como normal, y ofrecer a las máquinas (servidores, proxis, crawlers..) y de cualquier persona que acceda a sus fotos la posibilidad de acceder a su imagen personal durante un futuro sin un rumbo digital definido.

 

 

Actualización 13-enero-2014: Nuevo término “felfie” farm-selfie

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious