Basado en el concepto sobre el que aún nos quedan muchos bits por publicar: de reputación sólo hay una, y no hay división entre la “supuestamente real” y la online; sino que lo digital es una capa más del mismo concepto; estamos ante una realidad dual.

Que nuestra existencia en este mundo hoy sea inseparablemente online y offline, sin pedirlo, sin quererlo… simplemente, es una certeza tan real como la vida misma. En ninguna de las dos realidades es más ni menos difícil salirse adelante. Cada una tiene sus entornos, códigos y cultura en las que desenvolverse.

Y esta presencialidad (antes, en una época cretácea de web 1.0, le hubiéramos dicho, virtual) nos ofrece una oportunidad, relativamente opcional de sociabilizarnos con mayor número de personas y de una manera mejor (para mi, mucho más ordenada que la offline).

Pero sí es cierto que en esta capa digital de su vida, se le va a evaluar (también) por su desarrollo en este entorno online. Incluso si omitimos esta sociabilización en la red, podemos ser vistos como extraños, ya que relacionarse con los demás no es percibido como ningún logro, más bien algo relativamente fácil, ya que se sobreentiende que en alguna plataforma social usted tendrá algún que otro amigo, contacto, following o parecido.

Igual que pasa en la vida offline, existen 2 dimensiones, determinadas por su actitud, que puede trabajar:

  • la presencia activa va marcada por la información que usted emite hacia los demás. Es información que controla en su 100% y que puede programar, pre-producir y controlar su calendario de emisión.
  • la presencia pasiva que la conforman las informaciones de terceros hacia/sobre usted. En cierto modo es el feedback que genera su presencia activa inicial. En función de la cantidad y calidad de su presencia activa, la pasiva será mejor o peor.

La importancia de esta presencia pasiva en la dimensión digital de nuestra vida viene marcada por la capacidad de archivo y rápida localización de cualquier referencia sobre usted u organización. Esto hace que cobre especial importancia el trabajo de la presencia activa para intentar que la respuesta de nuestros públicos (amigos, contactos, clientes, consumidores) sean tan afines posible a nuestros objetivos, como persona o empresa.

El humilde consejo que comparto con personas y organizaciones que aún no han definido su presencia activa en internet es que se mentalicen que acabarán haciéndolo en breve. El coste de oportunidad de permanecer alejado de las personas (con identidad digital) que ahora mismo están hablando (twitteando, facebookeando, blogueando, flickeando…) sobre ellos es demasiado elevado para dejarlo en manos de la competencia, que sí ha descubierto el beneficio relacional y económico que conlleva estar en esta web social.

Blog Widget by LinkWithin

Francesc Grau

Obrero de la comunicación y relación entre personas

Otros artículos de Francesc Grau - Web

Sigueme:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious