Andamos inundados, por un lado, por quienes aconsejan, a toda costa, abrirnos cuentas y perfiles en toda red social existente hasta la saciedad; y por otro lado la multitud de plataformas y entornos sociales que claman nuestro ingreso. ¿Hasta qué punto tengo que permanecer en silencio digital, o mantener una invisibilidad 2.0?

Sí que es verdad que podemos encontrar disparidad de opiniones al respecto, y no va a ser nada malo dedicarles un tiempo para equilibrar la balanza antes de tomar una decisión, que sin duda, va a ser importante e irreversible. Va a encontrar críticas feroces a un nuevo egocentrismo, intentos de acercarle el miedo a través de la pérdida de la intimidad o publicación de ubicuación

Los resultados que aparecen tras una búsqueda sobre usted o su organización conforman su expediente público: (1) lo que el sujeto o empresa quiere transmitir hacia los demás sumado a (2) lo que los demás opinan sobre ello. Es decir, una parte corporativa en la que se puede explicar libremente quién/qué es y qué hace, sumado a una parte compuesta por las opiniones y aportaciones de los usuarios. La falta de información es percibida, cada vez más, de forma negativa. Y esta falta también puede evidenciar una cierta despreocupación hacia su dimensión digital, y posterior vulnerabilidad online de su identidad personal/corporativa en la red. Vulnerabilidad que puede llegar por la suplantación de identidad o ignorar el ataque público y difamatorio hacia ella.

La realidad dual en la que vivimos (offline + online) va acentuándose cada vez más, y extendiéndose transversalmente en todos los sectores, tengan que ver directamente, o no, con el online. Es el caso de banqueros buscando información y referencias sobre personas y empresas solicitantes de productos financieros, seleccionadores de personas para ocupar sitios vacantes en organizaciones, responsables de negocio informándose antes o después sobre la actividad empresarial de quienes proponen, aceptan o declinan oportunidades de negocio… e incluso para informarse de alguien conocido recientemente en una fiesta o encuentro con amigos, para saber más sobre su persona.

La invisibilidad 2.0 tiende a la desaparición, ya que coincide (1) la necesidad de mostrar una identidad digital propia y auténtica, (2) el ‘control’ del contenido ajeno que nos pueda afectar si lo ignoramos, y las enormes oportunidades que nos ofrece la presencia en entornos sociales online.

Blog Widget by LinkWithin
Francesc Grau

Francesc Grau

Obrero de la comunicación 💬 CEO de Chatforce.tech 💡 y autor 📚 de libros, artículos y este humilde blog

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious