Archivo de la categoría 'Assaults'

Un phish de final de vacaciones

twitphish.jpg

Dice mi abuela que ‘qui oli remena, els dits se’n unta‘ (quien con aceite trabaja, los dedos se ensucia [más o menos] 😉 ) y este domingo me ensucié los míos en twitter. La colisión entre los intereses de un phisheador y los míos coincidieron en el mismo espacio-tiempo. Esperaba una referencia de un compañero y entré de lleno en la red del malhechor. Siempre digo que toda crisis nunca llega por un solo factor, y ésta también ha seguido un patrón de sumatorio de factores: día festivo (menos atención), direct en la Blackberry (no visualización de la totalidad del mensaje), estado avanzado de gripe (bajas facultades)… Y por lo que vi, tampoco estuve solo: el presidente entrante de los USA, Barack Obama, también lo phishearon al pobre!

Nada, que gracias a unos compañeros, algunos que me informaron a tiempo, y otros afectados, supimos cómo salirnos de toda la aventura 🙂

Fui partícipe de toda una ola de phishing en twitter que espero que haga que todos (el primero, un servidor) estemos un tanto más alerta! Lo que me jode es que estoy especialmente motivado a esquivar este tipo de ataques, ya que, como todos, estamos sometidos a una lluvia diaria de este tipo de malas prácticas, sobretodo por correo electrónico. Y fue en un mal momento (como podemos tener todos) en el que rendí mi cuenta. No tardaré en publicar los phishings más frecuentes en mi cuenta de email, para ayudar a visibilizar y detectar futuras incursiones de este tipo.

Francesc Grau

Francesc Grau

Obrero de la comunicación 💬 CEO de Chatforce.tech 💡 y autor 📚 de libros, artículos y este humilde blog

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

La necesidad de una identidad online verídica

huella1.jpg

Hace ya bastante tiempo que creo necesario una certificación de identidad digital. Internet es libre y así debe continuar, pero la libertad tiene que ir ligada al respeto. Un respeto que veo franqueado demasiadas veces por usuarios que toman fuerza tras un nick o alias, y expresan sus opiniones e inquietudes, repito: de forma legítima, pero ocultando su identidad con otra completamente falsa.

La manera de hacerlo no sería más complicada que la de determinar qué órgano tiene la potestad de certificar esa identidad, sea gubernamental, privada o institucional. Una vez obtenida dicha identidad, todas la plataformas colaborativas online deberían exigir su uso para participar en blogs, foros, webs, registros, comunidades, redes sociales, etc.

No sé si nunca llegaré a verlo, pero si fuese así, quizá nos ahorraríamos de ver insultos, descalificaciones personales, comentarios ofensivos y toda clase de improperios que no aportan absolutamente nada, más que perjudicar la reputación online del destinatario. Y quedándome finalmente en la epidermicidad de estos comentarios destructivos (y sin entrar más allá en la calidad humana del emisor), se publican en un 90% en un marco caracterizado por el impulso, la rabia, ira o enfado; ignorando por completo que una vez pasada esta fase, el texto publicado (el ataque) continuará visible en internet 24h/día, 365 días/año, en las búsquedas de miles de usuarios que necesiten encontrar información sobre un criterio relacionado con el/la insultado/a.

(photo by geoshooter)

Francesc Grau

Francesc Grau

Obrero de la comunicación 💬 CEO de Chatforce.tech 💡 y autor 📚 de libros, artículos y este humilde blog

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

Los trolls: el cáncer de una comunidad de usuarios

intertroll.jpg

No puedo dejar de citar un post que me encontré hace pocos días. Trata sobre los usuarios que entran en un foro, un grupo o una conversación, sólo con ánimo de destrucción: los trolls.

Estos trolls son unos seres que se introducen en la mayoría de foros concurridos, y habiten en ellos. Estadisticamente, si tienes una comunidad numerosa, te va a tocar alguno seguro. Su existencia en sí misma, como todas las cosas, no es buena ni mala; sólo el cometido de su único objetivo hace indeseable su permanencia en el grupo: distorsionar el discurso, mentir, insultar, descalificar sin argumentos verídicos, etc. Sus desafortunadas intervenciones causan el aburrimiento y la indignación de los miembros, y en muchos casos, la única manera de erradicarlos es acabando con su existencia online en ese grupo, a través de la administración del foro.

Las técnicas para combatir estos microbios que tanto daño hacen son muchas, pero si cito el artículo con que empezaba, es porque me hizo mucha gracia el símil que hace con ellos y un perro faldero, que espera comida bajo la mesa. La necesidad de ser alimentados con comentarios y descalificaciones hacia ellos hace que no paren de incordiar hasta que algún miembro no puede resistir a la tentación de soltarle algo, por pequeño que sea (un trocito de comment) para reforzar su posición y seguir incordiando, uno a uno de los que forman la comunidad en espera de otro pedacito de comida.

Y recuerda, por lo que más quieras: don’t feed the troll!

Blog Widget by LinkWithin
Francesc Grau

Francesc Grau

Obrero de la comunicación 💬 CEO de Chatforce.tech 💡 y autor 📚 de libros, artículos y este humilde blog

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle PlusFlickrYouTubeDelicious

« Entradas anteriores